Mes del Orgullo: critican a empresas que suman los colores del arcoíris pero no apoyan a la comunidad LGBT

“Muchas organizaciones se ponen el arcoíris, se ponen de colores cuando es el Mes de Pride (Mes del Orgullo), pero cuando realmente hay una emergencia o necesitas la ayuda porque no tienes a dónde vivir, ahí no están. Hablé a algunas organizaciones, que no quiero decir el nombre, pero nunca hasta la fecha me han regresado la llamada, nunca se comunicaron conmigo. Pero, eso sí, el logo es una mariposa y son arco iris: entonces, o apoyas a la comunidad gay 100% o sacas lucro con la marca en el Mes de Pride”.

Iván Lugo es un empresario local en Arizona, gay, y su testimonio ejemplifica una práctica cada vez más común en junio, conocido internacionalmente como el Mes del Orgullo: muchas marcas se visten con el arcoíris, símbolo de la comunidad LGBT, y enfocan sus estrategias publicitarias en la creación de una imagen de tolerancia, igualdad, respeto y apoyo al colectivo de lesbianas, gay, bisexuales y trans, aunque en el fondo esa acción de mayor visibilidad no representa un reconocimiento y compromiso genuinos con el colectivo sino solamente gestos superficiales y de marketing con el fin de un mejor posicionamiento social e incremento en las ventas.

Este fenómeno se conoce como “Lavado de arcoíris”, o rainbow washing, y describe gestos amigables con la comunidad LGBT destinados a provocar sentimientos positivos sobre una marca, pero sin un compromiso real. En declaraciones a La Hora del Cafecito☕, el programa de radio de Conecta Arizona, Lugo recordó la experiencia negativa que tuvo cuando acudió, en busca de ayuda, a una de esas organizaciones que en junio cambian su logo por una versión de arcoíris.

“Saliendo de una relación de violencia doméstica con mi exmarido, siendo hombre fui a pedir ayuda a organizaciones, entre ellas el Consulado mexicano. Hay mucho apoyo para las mujeres y eso está muy bien, pero de repente siento que se olvidan de que los hombres gays también sufren violencia doméstica. Fue muy difícil para mí conseguir un apoyo de una organización porque muchas apoyaban a las mujeres, pero no a los hombres. Además, me acuerdo mucho que cuando llegaba a alguna organización me veían raro porque es como que todavía es tabú que un hombre sea abusado, y por otro hombre”, señaló Lugo, entrevistado por la periodista Celia Ramos.

La comunidad LGBTQ de Arizona reclama a las empresas que su compromiso con el colectivo sea real y no solo una estrategia comercial durante el Mes del Orgullo (Foto: Alexander Grey, Pexels).

Dora Mejía, de la organización Trans Queer Pueblo, que en Arizona brinda asistencia a la comunidad LGBTQ, destacó en este sentido que existe un aprovechamiento por parte de las compañías y las marcas que no sienten verdaderamente el apoyo al colectivo. “Lo que pasa con esto es que hablan de la comunidad, pero con un beneficio, ¿no? Beneficio para ellos, el vender. La marca es la que va a ser visible, porque el movimiento (de la comunidad LGBTQ) ya está, ya está hecho. Se ha convertido mucho en fiesta y claro que las marcas, sobre todo los bancos, las refresqueras y muchísimas otras, han aprovechado muchísimo para monetizar con la imagen feliz y festiva de la comunidad LGBT”, señaló a Conecta Arizona, al analizar cómo muchas empresas transformaron el Mes del Orgullo en contratos para las marcas, patrocinios y colaboraciones con celebridades.

“Las organizaciones que de verdad se unen (a la comunidad LGBTQ) son pequeñas, porque vienen exactamente de esa raíz, están conociendo desde el fondo la lucha. Te puedo decir que son locales y están al pendiente de la realidad de la comunidad, porque es muy fácil irnos con las transnacionales. Todos empaquetados (los negocios) están bonitos, Pride es bello y es felicidad y es alegría, pero ¿dónde quedó la resistencia y dónde queda la información real?”, se preguntó luego.

Según la representante de Trans Queer Pueblo, el objetivo del Mes del Orgullo es crear conciencia sobre los derechos y luchas de la comunidad LGBT, y sobre los obstáculos que enfrenta una persona debido a su orientación sexual, propósitos que, sin embargo, no siempre se observan entre las intenciones de todas las marcas que se suman al rainbow washing. Trans Queer Pueblo, además, denuncia que muchas corporaciones que participan en esta acción de marketing realizan donaciones financieras a políticos que luego votan en contra de los intereses de la comunidad LGBT, como Trans Queer Pueblo denunció en Arizona con proyectos de ley en la Legislatura estatal.

“Es un negociazo: desfilan en el Pride, pero financian a la misma vez centros de detención, donde están siendo deportados, violentados. No podemos decir ‘yo creo visibilidad para ti cuando estoy financiando centros de detención, cuando estoy pagando para que negocios puedan excluirte si quieren’”, agregó Mejía, quien en la organización se encuentra al frente del área de familias, donde ofrecen asistencia a los familiares de la comunidad LGBT mediante talleres de sanación y terapias de aceptación.

Dora Mejía, de la organización Trans Queer Pueblo, que en Arizona ofrece asistencia a la comunidad LGBTQ y a sus familias (Foto: Dora Mejía).

La bandera del arcoíris, símbolo de la comunidad LGBT, fue creada en 1978 por el activista y diseñador estadounidense Gilbert Baker, fallecido en 2017, y es uno de los símbolos más reconocidos de la tolerancia, respeto y libertad, que cuenta las historias de resistencia de personas que sufren discriminación incluso de sus propias familias, como es el caso de Shane, originaria de Guatemala, que fue rechazada por sus padres al descubrir sus preferencias sexuales, explicó la periodista Celia Ramos.

“La forma que mis papás más me hirieron fue cuando me dijeron que no me iban a invitar a salir con ellos porque mi mamá se sentía incómoda estando cerca de mí por yo tener ese gusto de que me gustan las mujeres. Soy una chica trans, pues en mi casa no me aceptaban tal como era. En la escuela, en las iglesias, en mi comunidad sufría yo mucho maltrato, insulto y bullying”, sostuvo la migrante de Guatemala, en declaraciones a Conecta Arizona.


Conecta Arizona fue fundado por Maritza L. Félix en Phoenix, Arizona, el 11 de mayo de 2020. Directora: Maritza L. Félix.

Queremos que Conecta Arizona sea ese lugar en donde podamos darle un espacio, un eco y amplificar tus historias.

Plumas invitadas de Conecta Arizona

Autores

This site uses cookies to provide you with a great user experience. By continuing to use this website, you consent to the use of cookies in accordance with our privacy policy.

Scroll al inicio